13.4.09

TBA miente: los pasajeros aseguran que hubo fuego en el vagón del Sarmiento

Pasajeros del tren que se detuvo esta mañana a metros de Once le aseguraron a Clarín.com que se vieron "chispazos y llamaradas". TBA, la empresa concesionaria, lo niega.


No fue un viaje normal. Esta vez fue peor que de costumbre. Unos 31 usuarios del ferrocarril Sarmiento sufrieron heridas leves esta mañana al intentar salir de una formación que sufrió un desperfecto técnico poco antes de llegar a la estación de Once. Según contaron a Clarín.com pasajeros que viajaban en ese tren, hubo fuego, humo, pánico y desesperación.

El incidente se produjo cerca de las 8.25, cuando una formación que iba camino a la estación Once quedó detenida en la calle Bulnes. TBA, la empresa concesionaria del servicio, explicó que todo ocurrió como consecuencia de un desperfecto técnico y desmintió que hubiera habido un principio de incendio.

"Que la gente de TBA deje de mentir diciendo que no había fuego", se queja Guillermo Palacios. Su versión concuerda con la de Diego López: "Empezó a salir humo de la formación, a la altura del coche furgón. Cuando el tren paró, el humo aumentó y comenzaron a verse chispazos y llamaradas". Gustavo Chau, que también viajaba en la formación que sufrió el desperfecto, coincide y asegura que "se vio un fogonazo", al que le siguió fuego que se encendió "de manera más violenta".

La empresa se limitó a reconocer que hubo una falla en la tracción de la formación y que eso generó humo. Fue entonces cuando se desató el nerviosismo entre los pasajeros, que comenzaron a salir del tren, arrojándose por las ventanillas. "Los pasajeros no esperaron las indicaciones del personal de la empresa para evacuar el tren", explicaron en TBA.

"¿Qué pedían?", se pregunta Guillermo, "¿Qué nos quedemos media hora hasta que venga personal del tren a decirnos como evacuar?". Diego, acuerda: "El personal de TBA nunca apareció, nunca dio explicaciones, sólo se limitó a mirar para otro lado cuando la gente le decía algo". Cuando la calma volvió al lugar, se acercó para pedir explicaciones a un empleado de la concesionaria. "Lo único que puedo darle es le libro de quejas, me contestó", repone indignado.

"Pánico" es la palabra que sueltan los pasajeros cuando se les pregunta cómo se vivió el incidente dentro del tren. Cuando el humo dominaba la escena, "la gente intentó salir, pero las puertas no se abrían, entonces comenzaron a bajar por las pocas ventanas en buen estado", relata Diego. Sin embargo, la desesperación pudo más y, unos 5 minutos después, empezaron a forzar las puertas. "Durante 20 minutos estuvimos sosteniéndolas para que no se cierren, porque el dispositivo de seguridad que las libera para que se abran manualmente no funcionaba".

"Hubo golpes y apretujones", cuenta Gustavo. "Algunas personas desesperadas se tiraban del tren sin reparar que venía otro convoy en sentido contrario, que milagrosamente pudo detenerse a tiempo".

Tampoco hay acuerdo en cuanto a la cifra de heridos. Mientras que voceros de la empresa sostienen que sólo "15 personas sufrieron heridas leves", el titular SAME, Alberto Crescenti, informó que apenas fueron alertados de lo ocurrido enviaron al lugar 30 ambulancias, que trasladaron a 31 personas a los hospitales porteños más cercanos (Ramos Mejía, Argerich, Penna, Durand y Rivadavia). Destacó, eso sí, que todas están fuera de peligro y que en su mayoría habían sufrido lesiones en brazos y piernas, producto de los golpes y cortes que se hicieron al intentar salir del vagón.


Clarín - 13 ABR 2009

No hay comentarios.: